Los tamaulipecos que tienen conciencia y la crisis que enfrentará Américo

OBSERVATORIO

Antonio Rosario

En cierto estrato social se pregunta, se indaga, se profundiza qué Tamaulipas recibirá Américo Villarreal Anaya como consecuencia de las declaraciones alarmantes de sus voceros, como de él mismo.

Respuestas van y vienen reflejando la honda preocupación de los tamaulipecos que tienen conciencia, anticipando que el nuevo Gobernador tendrá que movilizar grandes cantidades de energías humanas, financieras y judiciales que le permitan enfrentar las espantosas ruinas heredadas por Cabeza de Vaca.

Los haraganes mentales, esos que siempre andan a la deriva, también preguntan, e insisten, si la desgracia que recibe Américo es real o si se trata sólo de una crisis común y corriente, pasajera, de unos cuantos meses.

No se gana gran cosa con dramatizar que el nuevo gobierno sufrirá horrores, pero tampoco aquéllos nada ganan con quitarle el drama a la realidad que puede llevarnos a una grave depresión gubernamental suscitada por innumerables delitos perpetrados contra la hacienda pública y las cantidades que dan miedo y exigen la vida entera para asimilarlas.

¿Entonces es o no es para tanto?

Verifiquemos el contenido de las denuncias hechas en las pasadas conferencias de prensa de Américo Villarreal y de sus colaboradores.

Sólo así se entenderá que las siniestras olas gigantescas de la tormenta no serán contenidas por los que llegaron al gobierno, ni silenciadas por quienes ya se van repletos sus galeones de toneladas de oro y plata.

Las ruinas que dejarán en la playa del poder político que ganó el cinco de junio serán difíciles de reconstruir, considerando la magnitud de la tempestad azul.

No es el afán de exagerar la gravedad del saqueo, pero no es tarea difícil cuestionar que el cambio de un gobierno corrupto a un gobierno democrático será el equivalente a una misión imposible de adaptar una nueva estructura sobre bases podridas y desbaratadas.

PARA HÉCTOR JOEL VILLEGAS GONZÁLEZ

La pregunta para el Licenciado Héctor Joel Villegas González, que se estrena como flamante Secretario General de Gobierno o responsable directo de la gobernación, es si los tamaulipecos sobrevivirán al Apocalipsis y si los demonios que lo causaron serán protegidos por la impunidad.

 

antoniorosarioh@hotmail.com