Wuhan se vuelve a aislar de nuevo mientras el resto del mundo da por superada la pandemia

Al menos un millón de personas que viven en Wuhan, la ciudad en la que se propagó el covid-19 por primera vez a finales de 2019, han tenido que confinarse de nuevo, demostrando que China todavía no está cerca de erradicar la enfermedad. Y eso que además el país esta reportando menos de 1000 casos nuevos diarios en un país de 1400 millones de personas, por lo que sobre el papel parecería que tienen controlada la pandemia, eso sí, manteniendo todo tipo de medidas draconianas de seguridad.

Este miércoles se ordenó el cierre del distrito de Jiangxia en Wuhan después de que se detectasen tres casos en la zona. Se espera que el confinamiento dure tres días, según explicaba la CNN. Todos los lugares de entretenimiento serán cerrados y se suspenderá el transporte público. Varios barrios catalogados de mayor riesgo también han prohibido a las personas salir de sus casas durante los próximos tres días sin excepción alguna.

China reportó solo 703 nuevos casos de covid-19 este miércoles, como publicó la Comisión Nacional de Salud, y de ellos 583 eran asintomáticos. Las cifras son nimias en comparación con las de otros países. Por ejemplo, Estados Unidos reportó más de 163000 casos este martes y 519 muertos por la enfermedad.

Según las cifras oficiales, China ha tenido un 229.066 casos sintomáticos confirmados y 5226 muertes desde el comienzo de la pandemia.

China continua restringiendo las libertades civiles en aras de la salud pública y todo apunta a que seguirá haciéndolo indefinidamente puesto que esta pandemia no parece que vaya a desaparecer pronto. Eso sí, esperemos que los países de occidente no echen la vista atrás dentro de cinco años y deseen haber intentado erradicar el virus también por completo. Con los problemas extras del covid persistente y el potencial de que se desarrollen variantes aún peores en los próximos años, el resto del mundo podría acabar sufriendo las consecuencias.