El Banco de México espera que la inflación toque techo este trimestre

El Banco de México espera que la inflación alcance su pico este trimestre y empiece a disminuir a partir de entonces. Aun así, el informe trimestral presentado este miércoles por la Junta de Gobierno revisa al alza las perspectivas inflacionarias para los próximos meses y prevé que no se alcance el objetivo del banco central, del 3%, hasta principios de 2024. Varios miembros de la Junta han defendido la política de subsidios a la gasolina del Ejecutivo como un complemento a los continuos incrementos en la tasa de interés. La institución ha mantenido su previsión de crecimiento para este año, pero ha recortado la de 2023, de un 2,4% a un 1,6%.

“Entorno sumamente complejo” ya se ha vuelto una referencia habitual en los informes que el Banco publica cada trimestre. Para explicar el empeoramiento de sus pronósticos de inflación, el último reporte señala que, si bien los precios de algunas materias primas han empezado a bajar, persisten las presiones en los costos y en las cadenas de producción tras la recuperación súbita de la demanda mundial después de la pandemia.

En este contexto, la inflación general tocará techo este trimestre, al situarse en un 8,5% anual. En su informe anterior, el Banco de México esperaba que este pico se alcanzara un trimestre antes y que este fuese de 7,6%. Es decir, el pico se ha retrasado y es mayor al inicialmente previsto. A partir de allí, la institución espera que el país cierre el año con una inflación del 8,1% para luego caer rápidamente hasta el 3,2% un año después, dentro de su rango objetivo.

El Banco de México cree que la esperada caída en los precios reflejará los constantes incrementos en las tasas de interés –en agosto la elevó a un 8,5%– y un menor impacto de la pandemia y de la guerra en Ucrania. Por otro lado, la institución no descarta que la inflación dure más y que incluso se agudice “dado el entorno de elevada incertidumbre”. En la primera quincena de agosto, la inflación se situó en 8,62%, la más alta en dos décadas. “Seguiremos incrementando las tasas de interés según la información disponible”, ha afirmado la gobernadora, Victoria Rodríguez, durante la presentación del informe.

Ante tamaño desafío, varios miembros de la Junta de Gobierno han aplaudido la decisión del Ejecutivo de subsidiar el precio de la gasolina. “Estas decisiones han sido muy importantes en la contención de la inflación”, ha señalado Rodríguez. “Ha sido una política adecuada, con un costo de oportunidad fiscal enorme, pero sí ha ayudado a acotar el problema”, ha dicho el subgobernador Jonathan Heath. “La inflación pudiera haber sido mucho más elevada. No sé si 14% o más”.

Los datos de la inflación empañan las proyecciones de crecimiento. Aunque mantiene su pronóstico para este año, un 2,2%, la institución ha recortado en ocho puntos la tasa prevista para 2023 respecto a su informe trimestral previo. De confirmarse estos datos, México recuperaría el próximo año el nivel de actividad económica que tenía antes de la pandemia.

El Banco apunta al menor crecimiento de la economía de EE UU y al impacto que tendría esa menor demanda externa sobre la industria mexicana, muy orientada hacia la exportación. Además, el informe señala que la disputa comercial iniciada por EE UU contra las políticas energéticas del Gobierno mexicano supone “un nuevo factor de incertidumbre” que “podría afectar las decisiones de inversión en el país”.