¿México estaría a punto de caer en una ‘dictadura eléctrica’?

El objetivo del Gobierno de México es que la generación de energía eléctrica en el país no sea la mina de oro de unas cuantas compañías privadas. Así lo dijo el funcionario federal durante un evento de prensa en el que, una vez más, defendió las intenciones de modificar la Ley de la Industria Eléctrica.
El mayor peligro de que el Estado mexicano no tenga la rectoría de este mercado es la desaparición de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual derivaría en una «dictadura eléctrica» auspiciada por un grupúsculo de empresarios, advirtió Bartlett.

«Estaríamos en manos de unas pocas empresas extranjeras, que ya de por sí se han ido apoderando de diversas regiones, entre ellas las más productivas del país, ya que las zonas menos interesantes para ellos no las ocupan», acusó el exsecretario de Gobernación.

Jennifer Granholm, secretaria de Energía de EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 21.01.2022
Según reportaron diarios mexicanos como El Financiero, Manuel Bartlett señaló directamente a la española Iberdrola y a la italiana Enel Green Power por ser algunas de las empresas que se beneficiarían si la reforma propuesta por López Obrador no es aprobada en la Cámara de Diputados de México.

«Incluso Iberdrola ha confesado que 70% de sus dueños corresponden a grandes fondos internacionales. Esto sería un atraco para México, ya que el sistema eléctrico quedaría en manos de estos fondos», afirmó el exmilitante del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

También dijo que, en un país como México, donde la desigualdad es un problema histórico, no se puede permitir que la industria eléctrica esté en manos de organizaciones privadas y extranjeras. «Esto no se puede sostener», comentó.

La Secretaría de Energía está en la misma postura de apoyar la iniciativa del presidente López Obrador. «México no es tierra de conquista: México es un país soberano donde tomamos nuestras decisiones y el ejercicio que hoy tenemos es parte de ello», sentenció la titular de esa dependencia, Rocío Nahle.

¿Qué propone la reforma de López Obrador?

 

Entre otras cosas, la iniciativa de reforma propuesta por el mandatario mexicano contempla que el 54% del sector eléctrico del país quede en manos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa estatal que, junto con Pemex, tiene el Gobierno mexicano para competir en la industria energética.

Esto quiere decir que el Estado mexicano recuperaría la rectoría del mercado de generación de energía eléctrica, lo cual es tomado como un acto de soberanía nacional, según Morena, el partido oficial del Gobierno.

Según ha dicho Manuel Bartlett, director de la CFE, se necesita del apoyo de todos los legisladores del país para que México no ceda a los intereses privados de algunas compañías del sector.

La propuesta no ha sido bien recibida entre el sector empresarial de ambos lados de la frontera. Argumentan que las normas de competencia del negocio energético a nivel regional serían violentadas en caso de que el Gobierno mexicano tenga tanta participación en el sector.

El rechazo a la reforma eléctrica de López Obrador ha llegado hasta los más altos niveles de la Administración de Joe Biden.

El 20 de enero, la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, se reunió con el mandatario mexicano para conversar sobre las intenciones del país latinoamericano en el mercado energético. Y aunque el Gobierno de México informó que el encuentro transcurrió sin sobresaltos, la funcionara estadounidense admitió días después que Estados Unidos sí está preocupado por la reforma.
Una misiva enviada por un grupo de senadores estadounidenses a los representantes comerciales de su país en la región señala que México ha suspendidopermisos de importación a más de 80 empresas estadounidenses a cambio de favorecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara de Diputados de México - Sputnik Mundo, 1920, 13.01.2022
El sector empresarial mexicano tampoco está a favor de la reforma eléctrica. El 25 de enero, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) presentó la plataforma Energía para el futuro, en la cual asegura que las modificaciones impulsadas por el Gobierno federal apuestan por energías más sucias y caras.
A esa postura también se sumó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el organismo que aglutina a algunos de los empresarios más poderosos del país. Según ellos, la reforma energética de López Obrador sería una «vergüenza internacional» si es aprobada por el Congreso de México.

«Creemos que si las leyes del año 2013 necesitan mejorarse que así sea, pero para poner a México a la vanguardia en competitividad, desarrollo económico y generación de energías limpias, y no convertirlo en una vergüenza internacional por su desprecio al medio ambiente», advirtieron.