Disminuye actividad del Popocatépetl

Agencias | La actividad del volcán Popocatépetl bajó ayer en cuanto a tremor (terremoto característico de los volcanes) y explosiones, por lo que si continúa así, en tres días podría bajar la alerta a amarillo fase dos, indicó Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación.

De hecho, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) confirmó en su más reciente boletín de ayer que se registraron 10 exhalaciones de “moderada intensidad”, que debido a las condiciones de nubosidad en el volcán no se pudieron verificar si estuvieron acompañadas por ceniza.

“Puedo informar que el volcán ha bajado mucho su intensidad. Está más calmado. Estoy revisando las líneas de los monitores”, expresó Puente.

Indicó que el domingo se subió a fase tres, porque hubo una actividad inusual. Autoridades municipales, estatales y federales pusieron en marcha acciones para atender a la población. Revisaron las rutas de evacuación y la instalación de albergues.

Aclaró que la alerta se mantiene en amarillo fase tres, y en caso de ser necesario se tienen listos los albergues para evacuar a los habitantes de los poblados aledaños, sólo si se reporta algún cambio importante.

Indicó que se tendrían que evacuar tres municipios, cuya población no sobrepasa 11 mil habitantes, pero sólo deberían salir entre 2 mil y 3 mil.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ordenó que la Policía Federal, la Secretaría de la Defensa y autoridades estatales estuvieran en permanente comunicación. Incluso, han sido desplegados más de 3 mil 500 elementos, informó.

Previamente, el director general del Cenapred, Enrique Guevara Ortiz, comentó el escenario más probable: “Una vez que se termine de formar el domo vendrán explosiones que lo destruirán. Se generarán columnas de ceniza y flujos piroclásticos. Ese es, hasta el día de hoy, el escenario más probable”.

Indicó, en entrevista telefónica, que ayer no se pudo realizar el sobrevuelo para observar el cráter del vocal, y hoy tampoco será posible, de acuerdo a los pronósticos meteorológicos, pero en cuanto existan condiciones éste se efectuará para definir las dimensiones del domo de lava.

En función de la fotografía que se tome del sitio, se ordenará o no la evacuación. Además, se definirá si es necesario suspender clases. Ello si se generan cenizas, y eso dependerá hacia dónde se dirijan.

Consideró que, en términos generales, la población está sensibilizada y preparada para hacer una evacuación.