El Papa invoca un año de paz pese al capitalismo disoluto y al terrorismo

EFE | Su homilía de Año Nuevo estuvo marcada por la detención de un hombre que desplegó un cartel en el que podía leerse: «Frenar el terrorismo».
En la Misa de Año Nuevo oficiada en la basílica de San Pedro de Roma, el papa Benedicto XVI se mostró esperanzado en que 2013 será un año de paz pese a la amenaza del capitalismo desenfrenado, la desigualdad y el terrorismo.

«A pesar de los focos de tensión y de contraposición causados por las crecientes desigualdades entre ricos y pobres, por el predominio de una mentalidad egoísta e individualista expresada por un capitalismo financiero disoluto, y de las diversas formas de terrorismo y de criminalidad, estoy convencido de que las múltiples obras de paz de las que el mundo es rico testimonian la innata vocación de la humanidad hacia la paz», dijo el Sumo Pontífice.

A continuación, el Papa apareció en la ventana de su despacho para desear un feliz Año Nuevo a las miles de personas que se congregaban en la plaza, donde manifestantes en favor de la paz portaban pancartas con los colores del arco iris y soltaron globos azules.

Las autoridades italianas detuvieron a un hombre que trepó a los andamios colocados junto a la plaza San Pedro y desplegó un cartel en el que instaba a Benedicto XVI a «frenar el terrorismo». El hombre fue identificado como Julián Jungarean, de origen rumano. Las autoridades italianas informaron que el incidente no afectó a las actividades del Pontífice.