¿Ex pem o pem es?

Grillotina de Marco Antonio Flota | Mientras ya casi todo mundo da por un hecho la presunta privatización de PEMEX, la legítima e inalienable propiedad del pueblo mexicano sobre su petróleo es defendida por los políticos de izquierda hasta con las uñas —finamente manicuradas— y si no se desgarran las vestiduras es porque los pantalones y chamarras de mezclilla son muy resistentes.

Pues bien, para bajarle un poco el tono al fervor nacionalista que invade al país, el fotógrafo profesional Pedro Meyer ha subido al Facebook- el libro preferido de los políticos de este sexenio-, 36 instantáneas- como se llamaba antes a las fotos sorpresivas- captadas en las oficinas de PEMEX hace 20 años.

“A todos los que defienden a PEMEX, no tienen ni idea de lo que están defendiendo”, reza la dedicatoria que puso Pedro Meyer a las fotografías que captan a los burócratas de aquel entonces hablando por teléfono, echando una siesta, maquillándose, comiendo tortas, dándose grasa. Desarrollando, en fin, múltiples actividades, pero ninguna relacionada con su trabajo.

“Afortunadamente- aclara, con sarcasmo el fotógrafo-esta balconeada no perjudica a nadie, todos están jubilados y a buen resguardo como debe ser”.

La reacción en las redes sociales ha sido inmediata. Miles de personas felicitan a Meyer por su trabajo, al tiempo que señalan que los vicios de la burocracia persisten hasta el momento.

“¡Hace 20 años! Me da pavor imaginar que no ha cambiado nada. ¡Nada de nada!”, señala con justa indignación una cibernauta. Pero, con todo respeto, vamos a tener que contradecirla porque, si analiza usted las fotos con detenimiento, tiene que concluir que mucho ha cambiado.

Por ejemplo, en una gráfica vemos a un burócrata, ataviado con una camiseta de las Chivas, al que un diligente bolero, que porta una playera del Atlante, le lustra sus mocasines Canadá. La escena sigue repitiéndose todos los días en las oficinas de PEMEX, pero mucho ha cambiado: Los nuevos burócratas son partidarios del América, ya no del Guadalajara; los boleros, antes fans del Atlante, ahora son del Barcelona; los zapatos Canadá ya no existen, hoy todo mundo usa calzado Made in China. Y si tantito nos apuran, casi ya no hay aseadores de calzado: El gremio se diezmó, por pena, cuando Ernesto Zedillo declaró que de niño había sido bolero.

En otra foto, se advierte a varios empleados hablando por teléfono ¡alámbrico!, mientras otros juegan dominó. Actualmente, cualquier burócrata que se respete trae su propio celular —factura a cargo de PEMEX— y en vez de dominó practican, también de apuesta, jueguitos de internet en las computadoras de la empresa.

Vemos en otra gráfica a una burócrata que lee un libro, mientras en su horno de microondas se calienta la torta de media mañana. Ahora esa empleada en vez de un libro leerá el TV-Notas, mientras espera la llegada de la pizza, que tiene que arribar caliente y antes de 15 minutos o no la paga.

En fin, todo ha cambiado. La chica que, en otra foto le da masaje en la espalda a un compañero, ya no lo haría a media oficina y a la vista de todos: Para eso está el archivo.

Y si las fotos fueron tomadas hace 20 años, o sea en 1993, para ese entonces estaba en la cárcel el corrupto Joaquín Hernández Galicia, La Quina; al frente del Sindicato el no menos corrupto profesor Guzmán Cabrera, pero ya se aprestaba a acceder al liderazgo un joven y honesto líder llamado Carlos Romero Deschamps.

¿Verdad que todo ha cambiado en PEMEX?

(Aut. Manuel Cabrera)