Iglesia católica española realiza la primera expulsión de un cura pederasta

MADRID, España.- La Iglesia católica española ha expulsado por primera vez a un sacerdote por pederastia, según informó hoy.

El expulsado es Pere Barceló Rigo, un cura que ejerció hasta 2011 como párroco de la localidad de Can Picafort, en la isla de Mallorca.

Contra él se abrió en 2011 un proceso penal eclesiástico que ha terminado con una sentencia de culpabilidad por “delitos contra el sexto mandamiento con menores” y la condena a la “pena máxima de expulsión del estado clerical”, informó el Obispado de Mallorca. La Justicia española también investiga al cura por el cargo de pederastia.

Los dos procesos, el canónico y el civil, se iniciaron cuando una joven denunció que a finales de los años 90 y cuando aún era menor de edad, el sacerdote abusó sexualmente de ella.

Otras dos mujeres aseguraron después haber sido también víctimas del cura. El sacerdote fue apartado entonces cautelarmente de la parroquia y se le prohibió el ejercicio del sacerdocio mientras se investigaba el asunto.

Es la primera vez que la Iglesia católica española expulsa a un sacerdote por pederastia. El Vaticano tiene aún que ratificar la decisión.

El cura, por su parte, tiene la opción de apelar al Supremo Tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la antigua Inquisición.

Fuentes del Obispado de Mallorca subrayaron que el procedimiento penal canónico que se abrió contra el sacerdote responde a la orden que en su día dio el papa Benedicto XVI para que se aclarara “cualquier indicio” de pederastia en el seno de la Iglesia.