Los panistas ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio

ALTO PODER de Manuel Mejido | El Partido Acción Nacional continúa en su acelerado proceso de descomposición. Los panistas han perdido la vergüenza en la disputa para repartirse los fondos públicos, porque de la secrecía hipócrita han pasado al cinismo abierto.

Los otrora críticos del ´priismo de rapiña´ aparecen en las redes sociales y en los medios de comunicación con su antifaz y su morral al hombro exhibiéndose como los nuevos saqueadores de la nación.

El calendario de la codicia y la rapiña de los panistas empezó a delinearse desde marzo de 1981, cuando Luis Calderón, padre del expresidente Felipe Calderón y cofundador, denunció que «el PAN era un partido de clases, no de clase. Ahora se pretende convertirlo en un partido de una sola clase, la empresarial. Allí quieren llevarlo. Se han colado los empresarios por medio de Pablo Emilio Madero, Fernando Canales Clariond, Carlos Amaya, los representantes del Grupo Monterrey y conexos en Chihuahua y Sonora. Se han robado un partido prestigiado.»

Desde el interior del panismo muy pocos, los más derechistas pero con cierto sentido social, empezaron a denunciar la ambición de su militancia. Ambición por el dinero fácil y mal habido.

Dentro de ese mismo calendario de la codicia, en junio de 2000, pocos días antes de la elección presidencial, el PRI presentó una queja ante el IFE por la presunta existencia de una red de financiamiento paralela a las prerrogativas oficiales.

La investigación concluyó que la asociación civil ´Amigos de Fox´, dirigida por el empresario Lino Korrodi, había recabado 91 millones de pesos ilegales para la campaña panista. Un año más tarde, Korrodi aceptó públicamente haber metido ´dinero sucio´ en apoyo a la candidatura del guanajuatense.

El 14 de marzo de 2005, después de 15 años de militancia en el PAN, la entonces diputada federal Tatiana Clouthier, hija de Manuel J., excandidato presidencial panista, renunció a su partido y a la bancada en San Lázaro. Tatiana declaró haber tomado «la decisión de abandonar al grupo parlamentario Acción Nacional y dejar al PAN porque hoy creo que se está buscando más el poder por el poder (y el dinero por el dinero) y quienes encabezan el partido son muestra de ello. El PAN se sacó al priista que todos llevamos dentro y este afloró en las prácticas. Compra de voluntades (dinero y dinero), regalos o intercambios de puestos, amenazas, etcétera.»

* Panista sí come panista o autofagia blanquiazul

Ese mismo año de 2005, la codicia asomó vergonzosamente en Luisa María Calderón, hermana de Felipe, entonces senadora que presentó un dictamen de reforma constitucional para instaurar un régimen de incompatibilidades para los senadores que se conoció como ´La ley anti Diego´. La envidia por la fortuna y los ingresos financieros de ´El Jefe´ destrozaron las ligas de unión entre los panistas.

El 2 de mayo de 2011 el PAN en Sonora determinó la expulsión de Manuel Espino, su expresidente nacional, porque había cometido el pecado de iniciar la organización política llamada ´Volvamos a empezar´. Por supuesto que a los panistas les preocupaba que los dineros de las cuotas fueran a parar a otra parte. Codicia pura.

El 8 de abril de 2012, Vicente Fox tuvo el atrevimiento de negar la posibilidad de que Josefina Vázquez Mota ganaría la elección y señaló que el triunfador sería Enrique Peña Nieto. También tuvo la osadía de declarar al diario El País, de España, que durante el gobierno de Felipe Calderón se habían cometido un sinfín de violaciones a los Derechos Humanos. Asimismo, en la entrevista el expresidente apareció vestido con la camisa roja usada por los partidarios de Peña Nieto y sin embargo a él no lo expulsaron, aunque tampoco ratificó su militancia. En el fondo, Fox vio que al abandonar el PAN Los Pinos, le salían alas a su jugosa subvención en dinero fuera de impuestos, para su Centro Fox del Rancho San Cristóbal y quiso asegurarse los seis años de Peña nieto sin perder ese beneficio ilegítimo y hasta ilegal.

* Públicamente Cordero y Madero disputan partida secreta

El calendario de la codicia continuó el 19 de mayo de 2013, con el escándalo de la rapiña que llegó a su punto máximo cuando Gustavo Madero anunció la destitución de Ernesto Cordero como coordinador del PAN en el Senado, con el argumento que podía moverlo sin consultar las bases.

El pretexto para tal acto fue que Cordero presentó, a nombre del grupo parlamentario y junto al PRD, una iniciativa de reforma política alterna a la que preparan los participantes en el Pacto por México.

A Cordero Arroyo lo apoyan en su ambición del dinero, el grupo de los calderonistas más significativos, que son mayoría, como Luisa María Luisa Calderón Hinojosa, Gabriela Cuevas, Roberto Gil Zuarth, Mariana Gómez del Campo, Javier Lozano, Juan Carlos Romero Hicks y Fernando Yunes.

Lo que se disputan el codicioso de Madero y el no menos codicioso de Cordero es la partida secreta anual de 184 millones de pesos que maneja a discreción, sin darle cuentas a nadie, quien funja como coordinador de los senadores panistas. Además de los 215 millones que recibe el grupo parlamentario. Total, un botín de 399 millones de pesos.

Cuando la porquería pegó en el ventilador, como dicen los asambleístas estadounidenses al presentarse un escándalo por dinero (when the shit hits the fan), fue el 12 de junio de 2013, cuando Javier Corral directamente acusó a Ernesto Cordero de desviar recursos públicos del grupo parlamentario para beneficiar a parientes y allegados del expresidente Felipe Calderón. Así se extendió el basurero secreto del PAN. Días después, Javier Corral presentó pueblas que señalaban a Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita la esposa de Calderón, como el beneficiado de un préstamo de 300 mil pesos que el pariente del expresidente se niega a pagar, y es apoyado por su cómplice Roberto Gil Zuarth. La verdad cruda, sin tapujos, es que los panistas además de perder el dinero perdieron la vergüenza.

* Los poblanos decidirán entre usura y educación

Lo interesante y altamente atractivo en el proceso electoral de la ciudad de Puebla es que quien resulte triunfador de la contienda y se convierta en su alcalde, gobernará la cuarta ciudad más importante del país por cuatro años 8 meses, porque el gobernador Rafael Moreno Valle, modificó la Constitución local para empatarla las elecciones locales con las federales.

Esa es la razón por las que el PAN, que también gobierna la capital, y su propio candidato a alcalde, Antonio Gali Fayad, han estado arremetiendo una y otra vez en contra del abanderado priista, Enrique Agüera Ibáñez, buscando a toda costa desprestigiarlo y descalificarlo para bajarlo de la contienda, que por cierto sigue muy cerrada.

Uno y otro aspirante son inmensamente ricos. Gali Fayad declaró poseer una fortuna superior a los 77 millones de pesos, que dice haber obtenido como producto de 35 años de trabajo duro, y por una textilera que era de su abuelo, pero que curiosamente cerró hace más de 15 años por improductiva.

Los cargos en la administración pública más relevantes que el candidato panista a la alcaldía de Puebla ha tenido, son haber sido delegado del SAT en la entidad y secretario de Infraestructura del actual gobierno de Moreno Valle. Lo extraño es que hace poco más de dos años, declaró una fortuna de 23 millones de pesos, y hoy presume poseer poco más de 77 millones. ¿Como le hizo para casi triplicarla en menos de tres años?

Hoy Gali Fayad propone transparencia en caso de ganar el gobierno municipal, pero cuando fue titular de la Secretaría de Infraestructura del gobierno del estado, reservó información por 23 años de diversas obras que se realizaron a su paso por esa dependencia. Dice que se compromete a trabajar por los que menos tienen, sin embargo es propietario del 40 por ciento de la «Casa de Empeños Puebla», de la que ha obtenido muchos beneficios a costa precisamente de los pobres que hoy dice atenderá.

Uno de sus hijos, José Eduardo Gali López, es socio de la empresa «Ambar Entretenimiento de Puebla», S.A de C.V., que opera una serie de negocios nocturnos o antros y que son el Ámbar, El Candelabro, Bhura y Sophía.

Por su parte, el candidato priista, Enrique Agüera Ibáñez, dice poseer una fortuna calculada en 19 millones de pesos, producto, asegura, de las escuelas y universidad privadas que fundó junto con su madre y hermanos hace ya mas de 20 años.

Lo cierto de todo esto es que mientras uno invirtió en un tema toral del país como es el de la educación, -Agüera- el otro consideró conveniente ser usurero -Gali-, y de paso, le permitió a uno de sus hijos hacerse socio de negocios dedicados a la promoción y práctica del vicio entre la juventud poblana.

* Las obras que deben promoverse

El Gobierno de la República entregó los trabajos de rescate y saneamiento de la Laguna La Escondida realizados por Pemex, y supervisados por su director, Emilio Lozoya, y que a partir de ayer es administrada por el gobierno de Tamaulipas, cumpliendo así con una demanda de los habitantes de Reynosa.

Las obras requirieron una inversión de 540 millones de pesos, los cuales devuelven a la laguna sus funciones de vaso regulador y elimina los problemas sanitarios que significaba para las colonias aledañas. Al acto acudieron los secretarios de Energía, y del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Pedro Joaquín Coldwell y Juan José Guerra, respectivamente.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.

manuelmejido@hotmail.com