Márquez metió una mano perfecta para noquear a Pacquiao

Juan Manuel Márquez hizo historia en Las Vegas al vencer por nocaut en el sexto round al filipino Manny Pacquiao en la cuarta pelea entre ambos dentro del peso welter, aunque sin título en juego.

La pelea disputada en el hotel MGM Grand Garden Arena ante 16,348 espectadores no defraudó y cumplió con las expectativas aunque el final fuese inesperado por la forma tan sorpresiva y dramática como se dio el nocaut, que ya es histórico.

Cuando parecía que Pacquiao, de 33 años, iba a conseguir la victoria clara que dejase fuera de dudas los dos anteriores triunfos que había conseguido y otro combate nulo, con decisiones polémicas de los jueces, llegó el golpe perfecto.

El árbitro Kenny Bayless ni se molestó en contar, mientras Márquez celebraba saltando con las manos en alto y la esposa de Pacquiao rompía en llanto cerca del cuadrilátero.

«Coloqué el golpe perfecto», declaró Márquez, que se llevo una bolsa de 10 millones de dólares. «Durante los últimos tres asaltos sabía que Pacquiao venía a dejarme fuera de combate y podía hacerlo en cualquier momento, por lo que también supe que arriesgaría, abriría su guardia».

Márquez, de 39 años, había prometido derrotar por fin a Pacquiao luego de perder dos reñidas peleas y empatar la primera. Pero después de que Pacquiao lo derribó en el quinto, parecía que sería la noche del filipino.

Un espectador muy particular

El derrotado candidato presidencial de Estados Unidos, Mitt Romney, estuvo presente en primera fila  para presenciar la cuarta pelea entre Pacquiao y Juan Manuel Márquez.

Romney y su esposa, Ann, fueron invitados por el presidente de la Comisión Atlética del Estado de Nevada, Bill Brady, a la pelea que se llevó a cabo en el Hotel Arena MGM Grand.

Romney visitó a Pacquiao en su camarín antes del combate para desearle suerte, pero según reveló el publicista encargado de la imagen de Pacquiao el excandidato le habría dicho «Hola Manny. Yo también competí, pero para ser presidente y perdí».

El filipino Pacquiao es diputado en su país y ha dicho en reiteradas oportunidades que podría algún día pelear por la presidencia.

(Agencias)