Sufrí «terrorismo de Estado»

David Vicenteño/Excelsior MÉXICO, 19 de abril.- El general de División retirado Tomás Ángeles Dauahare acusó a la administración del ex presidente Felipe Calderón de aplicar “terrorismo de Estado” y  de afianzarse en una “clara manipulación de la procuración de justicia”  al armar casos apoyados en testigos protegidos”,  para justificar su lucha contra el crimen organizado.

Luego de que  la noche de este miércoles abandonara el Penal de El Altiplano, en Almoloya  de Juárez, Estado de México,  recluido por su presunta colaboración con el narcotráfico, el general en retiro, en entrevista con Martín Espinosa, para Grupo Imagen Multimedia, dijo que “es momento de terminar con los testigos protegidos”, los cuales, enfatizó “no son más que delincuentes pagados por el gobierno”.

Agregó que “aplicar las facultades y las atribuciones que da el Estado de manera equivocada, alevosa, dolosa y falsa no es más que terrorismo de estado”, al tiempo que  se dijo a favor de que su caso, el cual, dijo, “me ha dejado amargura por la manipulación que se hizo de la Procuración de Justicia”, sea un parteaguas, y que se ponga atención a la impartición de justicia.

“Porque como me ocurrió a mí, le puede pasar a cualquiera,  pues vivimos en una terrible inseguridad personal, en la que  el fabricar pruebas es una infamia, es terrorismo”, recalcó.

Ángeles Dauahare se sumó a lo dicho por el ex titular de  la SIEDO,  hoy SEIDO, absuelto el lunes por el delito de delincuencia organizada,   Noé Ramírez Mandujano, quien aseguró que el ex presidente Calderón engañó al pueblo de México, en su guerra contra el crimen organizado, al  hacerle creer a la población que se estaba  metiendo a la cárcel a servidores públicos deshonestos avalados con testigos protegidos.

“Estoy al cien por ciento de acuerdo con el ex subprocurador, totalmente de acuerdo, porque en mi caso, fue cien por ciento falso lo que me imputaron, porque si me han encontrado un 0.5 por ciento de culpabilidad me hubieran destrozado, porque buscaron hasta debajo de las piedras”.

Del supuesto testigo acusador Jennifer, el general dijo que “en el colmo del cinismo, el “testigo estrella” Jennifer,  tiene el don de la  ubicuidad y una memoria privilegiada”, al criticar, sin dejar de lado la ironía, que  “se acuerda del detalle, como si hubiera ocurrido. Tiene información de toda índole de personajes, funcionarios,  civiles y resultaba que a todo mundo conocía”.

Por  otro lado, Ángeles Dauahare adelantó que el siguiente paso será solicitar una audiencia con el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda  y con el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, para determinar los pasos legales a seguir, entre ellos, el de si interpone una denuncia penal contra sus acusadores.

Luego de salir de prisión,  el general Ángeles Dauahare, prepara el regreso a su vida cotidiana.

Adriana Ángeles, hija del ex subsecretario de la Defensa Nacional, explicó que su padre está programando las fechas para acudir con médicos, y presentarse con su jefe, el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos.

Junto con su esposa, Leticia Zepeda, están buscando el momento para acudir a la Basílica de Guadalupe.

“Lo está viendo con mi mamá, queremos ir a la Villa a dar las gracias por su liberación”, comentó Adriana, en entrevista telefónica.

El general de División en retiro, explicó que tiene la intención de acudir con diversos especialistas para checar su estado de salud.

(Aut. Manuel Cabrera)