13 curiosos datos sobre el cuerpo humano que probablemente nunca habías oído

El cuerpo humano es una de las cosas más extrañas que existen. Estamos rellenos de todo tipo de fluidos, partimos de una única célula y además tenemos un esqueleto entero por dentro. Pero si alguna de estas cosas te parece peculiar, espérate porque aquí van 13 extraños datos sobre el cuerpo humano que probablemente nunca te hayan contado.

Los bebés tienen más huesos que los adultos

Es posible que hayas escuchado que una persona tiene 206 huesos. Eso es cierto: la mayoría de los adultos tienen aproximadamente ese número. De todos modos, nunca sabrás exactamente cuántos tienes, ya que muchos de ellos son diminutos, como los sesamoideos que se encunetran en las articulaciones de tus dedos.

Pero, ¿y los bebés? Pues tienen aún más. Un bebé promedio tiene alrededor de 300 huesos. Esto se debe a que muchos de los huesos de los adultos son en realidad múltiples huesos pero unidos por cartílago. Cojamos por ejemplo el cráneo: varios de los huesos de la cabeza de los niños aún no se han fusionado en uno.

Los humanos brillamos en la oscuridad (pero muy poquito)

¿Tú también crees que los animales bioluminiscentes son geniales? Buenas noticias: tú también lo eres. Las reacciones químicas en nuestras células arrojan pequeñas cantidades de luz que los científicos han podido capturar con cámaras ultrasensibles. Sin embargo, no se puede ver este brillo a simple vista, ya que es mil veces más débil de lo que somos capaces de detectar.

Tu apéndice no es tan inútil como crees

El apéndice, ese pequeño órgano con forma de gusano que cuelga desde nuestro intestino grueso, ha sido durante mucho tiempo un misterio, y lo que parece un vestigio de nuestro pasado evolutivo. (Los conejos, por ejemplo, tienen una bolsa intestinal mucho más grande en esa misma zona que usan para la digestión).

Pero resulta que nuestro apéndice, lejos de ser un bulto inútil, está lleno de tejidos asociados al sistema inmune. Su función actual es servir como lugar de almacenamiento para nuestras bacterias intestinales “buenas”, y así reponerlas mejor después de momentos difíciles, como por ejemplo cuando tenemos diarrea.

La piel de gallina es tu propia piel tratando de hinchar tu vello corporal para mantenerte caliente

¿Alguna vez has visto un pájaro en un día frío con el pecho hinchado y las plumas hacia arriba? ¿O quizás a una ardillahaciendo lo mismo con su pelo? Esa es una de las razones por las que aparece de repente la piel de gallina: nos permite erguir cada uno de los pelos del cuerpo para evitar que el aire pase y podamos mantenernos calientes.

Ahora ya no funciona bien, claro, ya que ya no tenemos tanto vello corporal como antes. Pero si miras más de cerca, notarás que cada punto de tu piel está ubicado en un folículo piloso. En realidad, hay un músculo diminuto llamado arrector pili que se está contrayendo para tirar del cabello hacia arriba.

Solo respiras por un agujero de la nariz a la vez

Cuando te resfrías y tienes la nariz tapada, es posible que notes que solo se te tapona una fosa nasal cada vez, y que además a veces va cambiando a lo largo del día. Eso es porque solo respiramos por una fosa nasal a la vez, incluso cuando estamos sanos. (La fosa nasal taponada en realidad tan solo está descansando en ese momento).

Esto se llama ciclo nasal y puedes verlo en funcionamiento si colocas una mano debajo de la nariz. Probablemente sentirás tu respiración más fuerte en un lado que en el otro; si la sientes en ambos es que los has pillado pillado en plena transición. Espera un poco y vuelve a mirar. Yo estoy respirando por la fosa nasal izquierda en este instante.

Tenemos rayas invisibles en la piel

La piel humana tiene un patrón de rayas similar al de los tigres, solo que normalmente no podemos verlo.

Nuestras rayas, llamadas líneas de Blaschko, se forman a medida que nuestras células se dividen y nuestro cuerpo crece dentro del útero. Estas filas de células, incluidas las células de la piel, se ven idénticas y, por lo tanto, no son visibles en forma de rayas la mayoría de las veces. Pero ciertas erupciones seguirán el paso de estas líneas, haciéndolas visibles y, en ocasiones, pudiéndose ver bajo una luz ultravioleta potente.

Los bebés tan solo parpadean una o dos veces por minuto

Un adulto promedio parpadea de 10 a 15 veces por minuto. Pero los bebés no: según diversos estudios solo parpadean entre una ytres veces por minuto, aunque no sabemos el por qué.

Tu estómago se está digiriendo a sí mismo continuamente

Si tu estómago tiene tantas enzimas y ácidos capaces de digerir un gigantesco trozo de carne, ¿por qué no se digiere a sí mismo? Bueno, pues resulta que eso es justo lo que ocurre. Las células que recubren tu estómago se reproducen rápidamente para reemplazar las células que se destruyen en el transcurso del día a día. Tenemos un revestimiento nuevo en nuestro estómago cada tres días.

Tu ADN es idéntico en un 99,99% al de un desconocido

Probablemente pienses que eres muy diferente a los demás, pero genéticamente todos los humanos son extremadamente similares. Aunque tú creas que no te pareces a una persona, la verdad es que todos los seres humanos comparten aproximadamente el 99,9% de su ADN. Todas las diferencias entre tú y esa persona están en ese otro 0,1%. Y otro dato: compartes aproximadamente el 98,8% de tu ADN con el de un chimpancé.

Tu caca se encuentra en estado líquido mientras está dentro de tu cuerpo

Ahórrate los chistes sobre diarrea, que ya sabes a lo que me refiero. Aunque la comida entre en tu cuerpo en estado sólido y sale de él(generalmente) también en ese estado, pasa la mayor parte del tiempo en forma líquida. Piénsalo: tu estómago es básicamente un baño de ácido y tu intestino delgado es un fino tubo, como si se tratase de una manguera. No verás ningún trozo sólido dehamburguesa bajando por esa manguera; la comida que está siendo digerida se convierte en un líquido llamado quimo. Solo al final, la mayor parte de esa agua es absorbida nuevamente por el cuerpo, dejando esos desechos sólidos.

Al año fabricas tanta saliva como para llenar una o dos bañeras

Nuestros cuerpos producen muchas… cosas.

  • Produces 0,7 litros de saliva al día, es decir, más de dos latas de refresco. En el transcurso de un año podrían ser suficientes para llenar una o dos bañeras.
  • Te tiras unos 15 o 25 pedos al día, y el volumen total que tienen puede ser de hasta 1,8 litros, suficiente para llenar un globo.

Produces aproximadamente 1,5 litros de moco todos los días, pero no todo se encuentra en la nariz; también recubre otras áreas de nuestro cuerpo, como los pulmones. Ah, y la mayor parte de lo que se produce en tu nariz te lo tragas.

La gravedad te vuelve más bajito

La gravedad realmente te hace más bajito. Cuando el astronauta Scott Kelly regresó del espacio, era cinco centímetros más alto que su gemelo. La mayoría de nosotros somos un poquito más altos por la mañana que al final del día.

Los dientes no son huesos

Por mucho que sean blancos y duros, los dientes en realidad no son huesos.

¿Qué son entonces? ¡Son dientes! Punto. Los dientes tienen una capa llamada esmalte (la sustancia más dura que podemos encontrar en el cuerpo humano), pero debajo de ella están compuestos por dentina y por un amasijo de nervios y vasos sanguíneos en su interior. Los huesos, en cambio, tienen la médula grasa y/o algo llamado “hueso esponjoso” en su interior, mientras que el exterior del hueso está recubierto por una membrana. El hueso está lleno de colágeno y vasos sanguíneos; pero las partes duras de los dientes no tienen ninguno.