Estos van a ser los mejores años de tu vida, según un macro estudio a personas mayores

Si eres de los que se pasa todo el tiempo pensando que lo mejor está todavía por llegar, un nuevo estudio viene a poner un límite a tanto optimismo. El trabajo buscaba encontrar a través de la estadística cuáles son los mejores años de nuestra vida.

Siempre he sido un firme defensor de la infancia, porque en cuanto uno de deja de vivir para jugar y se da cuenta de que las cosas no van a ser tan fáciles, la vida se convierte en otra cosa. Claro que luego llega la adolescencia, y poco después los 20, una época de descubrimiento y emociones que posiblemente nunca más vuelvas a sentir.

Los 30 y los 40 tampoco están nada mal, quizás sin tanta emoción, pero a lo mejor con algo más de estabilidad emocional (y financiera). Incluso estoy seguro que muchos piensan en la jubilación como etapa reina de una vida.

Ahora, un nuevo estudio publicado en Springer Social Indicators Research a gran escala que buscaba averiguarlo a través de una macro muestra de mayores de 50 años que analizaron su vida, la respuesta se encuentra… entre los 30 y los 34 años.

Por supuesto y como suele ocurrir en esta clase de estudios, no hay que tomarlo al pie de la letra. Se trata de una curva puramente estadística y 30-34 está simplemente en el pico. Las variaciones entre la edad del participante y los acontecimientos de su vida influyen enormemente en el resultado, así como de qué país son. Francia, por ejemplo, mantuvo un nivel similar de felicidad desde mediados de los 20 hasta los 80 años.

En cuanto a los datos, se extrajeron de un módulo retrospectivo llamado SHARELIFE, que incluyó a más de 17.000 personas de 13 países diferentes. Llevaron a cabo una revisión histórica de etapas pasadas de su vida y se les preguntó sobre la más feliz, entre otras preguntas.

Cuando se tomaron en cuenta todos los países y el sexo, los resultados mostraron un claro pico entre esos 30 y 34 años, lo que sugiere que fueron los años más felices de la vida de la mayoría de las personas. El estudio también explica que durante los primeros años de vida nuestra percepción de la felicidad evoluciona. Los cambios en la vida personal y familiar dan como resultado una fuerte tendencia al alza durante los 20, mejorando nuestro bienestar hasta que alcanza su punto máximo (y en algunos casos se estabiliza) en los siguientes años. Según los autores:

Estos resultados están fuertemente influenciados por la capacidad de las personas mayores para recordar períodos pasados ​​de su vida. Es difícil discernir si los participantes están recordando con precisión esos períodos o si están imaginando cómo sería ese período de su vida con las condiciones de vida actuales.

Por último, y quizás de lo más interesante del estudio, los autores creen que los resultados ayudan a entender otros campos de influencia como la política:

Las personas mayores tienen más probabilidades de votar por políticas que impactan directamente en la etapa de la vida en la que se encuentran, con las pensiones y la atención médica como prioridad en sus agendas, y es menos probable que voten por políticas orientadas a los jóvenes. Esto puede deberse a una disminución percibida de la felicidad a medida que envejecen.

Dicho esto, mi pesimismo me lleva a pensar que la mejor época de nuestras vidas ocurre cuando todavía no sabemos exactamente dónde demonios nos han metido.