Médico canadiense dice que la diabetes tipo 2 es curable

El principal mecanismo que explica esto es que se pone el páncreas en reposo. Al reducir enormemente el aporte de los nutrientes le permite al páncreas tomarse unas vacaciones y regresar a funcionar mejor después.”

Dr. Rémi Rabasa-Lhoret, profesor en el Instituto de Investigación Clínica de Montreal

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. A diferencia de la diabetes tipo 2.

Escuche

El pancreas © Youtube

El Dr. Rémi Rabasa-Lhoret, profesor en el Instituto de Investigación Clínica de Montreal, es uno de los investigadores principales de un equipo comprometido en este momento en una carrera para encontrar la cura para lo que se está convirtiendo en el mal del siglo en los países occidentales, especialmente en Canadá.

Su equipo está probando actualmente una nueva forma de controlar la diabetes tipo 2 y tal vez incluso de curarla por completo. Su trabajo originalmente había pronosticado la primera «curación» de esta enfermedad crónica que se empezó a ver hace unos años en los pacientes obesos que se sometieron a una intervención de cirugía bariátrica.

Esta cirugía consiste en reducir el volumen del estómago, pero también tendría la ventaja de otorgar un descanso al páncreas de los diabéticos, el órgano que segrega insulina responsable de mantener niveles normales de la glucosa en la sangre.

Aumento vertiginoso de la enfermedad

De 1980 a 2014, en el espacio de una sola generación se pasó en el planeta de 100 millones a 420 millones de adultos que sufren, a veces sin saberlo,  de diabetes. 1 adulto sobre 13.

En Canadá, 1 sobre 4 o 25% de los canadienses, de todas las edades, es decir más de 8 millones de entre nosotros, por una población de 35 millones, son diabéticos o pre diabéticos. De allí la importancia de la investigación del Dr. Rémi Rabasa-Lhoret , quien afirma que la cura ya existe, ya es posible.

“Tenemos evidencias ya. Por ejemplo, entre la gente que enflaquece mucho por haber seguido una dieta rigurosamente o después de una cirugía para perder peso por obesidad, vemos casos en que la diabetes desaparece. Puede regresar después de varios años pero somos capaces de ganar numerosos años sin ella”.

El mecanismo

El principal mecanismo que explica esto es que se pone el páncreas en reposo. Al reducir enormemente el aporte de los nutrientes, a través de una cirugía o de una dieta severa, le permite al páncreas tomarse unas vacaciones y regresar a funcionar mejor después.”

Los ensayos clínicos

Los primeros ensayos con docenas de pacientes en el que también participaron investigadores de la provincia de Ontario, particularmente de la Universidad McMaster y de la Universidad de Toronto,  contaron con un seguimiento de dos años. Los pacientes fueron expuestos de una manera transitoria pero intensa, a una combinación de varios medicamentos, entre ellos la insulina. Después de dos meses de parar los medicamentos y mantener el mismo modo de vida,  40 % de los pacientes no necesitó más ningún medicamento”.

Actualmente hay tres grandes estudios sobre este tema que se llevan a cabo en Canadá, principalmente en Ontario y Quebec.

El Dr. Rémi Rabasa-Lhoret está reclutando a centenares de pacientes lo que permitirá confirmar si los resultados iniciales eran los buenos. La idea es ver quién se beneficia mejor de este tratamiento. Dice que él y los otros investigadores se dieron cuenta de que ese tratamiento funciona mejor cuando el diagnóstico de diabetes tipo 2 fue hecho en los últimos 5 años. No más.

¿Porque?

“Esencialmente, cuando se convierte en diabético significa que una parte de las células del páncreas que produce la insulina, las células llamadas beta, funcionan bastante mal. Hace mucho que nos preguntamos si es que funcionan mal o que están muertas y no existen más. Y parece realmente que más el tiempo pasa, más la composición de las células que están muertas  por oposición a las que están solamente cansadas, aumenta. Entonces cuanto más cerca del diagnóstico se está, funciona mejor. “

El método

El estudio del Dr. Rabasa-Lhoret en Montreal, lleva a los pacientes a inyectarse la insulina una vez al día, además de tomar metformina y sitagliptina diariamente durante un período de 12 semanas.

Ambos fármacos que también ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre, son responsables de hacer el trabajo realizado normalmente por el páncreas.

Después de estas 12 semanas, el tratamiento se suspende y el equipo del Dr. Rémi Rabasa-Lhoret verifica si el páncreas ha recuperado una parte o la totalidad de sus funciones perdidas.

Los resultados preliminares indican que este tratamiento intensivo dio lugar a la remisión en el 40% de los diabéticos, y esta remisión continuaba aún dos años después del tratamiento.

Se necesitan otros dos años de esta investigación para saber si este modelo es mejor o complementario de los actuales modelos. Lo que da mucha esperanza a las personas afectadas por la diabetes 2.

La diabetes en América Latina

La OPS/OMS estima que alrededor de 62,8 millones de personas en las Américas padecen diabetes (dato de 2011). Si la tendencia actual continúa, se espera que este número aumente a 91,1 millones para 2030. En América Latina, se calcula el número de personas con diabetes podría subir de 25 millones a 40 millones para el año 2030.

La prevalencia más alta de diabetes tipo 2 se encuentra entre los indígenas Pima de Arizona, entre los cuales casi todos los adultos han desarrollado diabetes.

En México y en la mayoría de los países de América Central y América del Sur y en el Caribe de habla hispana, se ha reportado una prevalencia de diabetes de entre 8% y 10%.

La prevalencia de diabetes más baja en las Américas se registró en Tegucigalpa, Honduras (6,1%).

En Norteamérica, afro-americanos y mexicano-americanos tienen un riesgo más alto de tener diabetes que los americanos caucásicos, debido tanto a factores hereditarios como a factores ambientales tales como una nutrición pobre y falta de ejercicio.

Análisis muestran que el porcentaje de personas que padecen diabetes y no controlan el nivel de glucosa en su sangre llega a ser hasta 66% en Chile (2009), 70% en Veracruz, México (2005), 63% en la frontera de México con EEUU, 58% en los Latinos que habitan en Estados Unidos (2001 – 2002) y 54% en Costa Rica (2010).