Campo minado, el camino legislativo para las iniciativas del presidente

La segunda mitad del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador estará enfocada en profundizar los proyectos que impulsa la Cuarta Transformación. Para ello, Morena tiene la tarea de concretar en el Congreso reformas legales y constitucionales prioritarias para el presidente, como la Ley Federal de Revocación de Mandato y tres reformas constitucionales: la político-electoral, otra para la red eléctrica nacional y una más para que la Guardia Nacional se incorpore a la Secretaría de la Defensa.

El miércoles 1, durante la sesión del Congreso para la instalación del Primer Periodo Ordinario de la LXV Legislatura, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, adelantó que Morena buscará profundizar la vida democrática del país, el cambio de régimen y la transformación de las instituciones.

“Somos un movimiento único y vamos a refrendar y vamos a luchar con unidad, que no les extrañe que coincidimos con el presidente de la República y su agenda prioritaria. Rechazo que haya una obediencia ciega, porque las reformas constitucionales, si no se aprueban por ustedes, no hubiesen sido aprobadas”, aseguró el coordinador de Morena.

Para realizar los planes del presidente en los siguientes tres años y modificar la Constitución, Morena y sus aliados del PT y PVEM en la Cámara de Diputados, más Encuentro Social en el Senado, tendrán que negociar y lograr acuerdos con la oposición.

De acuerdo con los números en San Lázaro, Morena, PT y PVEM suman 278 legisladores y requieren de mayoría calificada, es decir 334 votos de los presentes en la sesión para realizar cambios constitucionales. Mientras que en el Senado tienen 78 y también requieren, cuando menos, las dos terceras partes de los votos, esto es 85.

Al posicionarse sobre el Tercer Informe de Gobierno, el PAN anticipó que no apoyará iniciativas que vulneren la división de poderes o minen los contrapesos constitucionales; el PRI aseguró que no recibirá órdenes del presidente; el PRD abogó por que la Cámara de Diputados recupere su autonomía y Movimiento Ciudadano anunció que harán frente a “los abusos y excesos” que intente imponer al Congreso.

“(Andrés Manuel López Obrador) es un líder político al que ustedes (Morena) le rinden lealtad política. Está bien, nadie les critica eso. Es más, me atrevo a decir que ese es su deber; el problema es cuando se confunde lealtad y política con obediencia ciega”, dijo Jorge Romero, coordinador de los diputados del PAN, en la instalación de la Legislatura.

“Aquí en México están obsesionados por promover la desaparición de los legisladores de representación proporcional, por disminuir los recursos públicos a los partidos políticos y, simultáneamente, están obsesionados por aniquilar al Instituto Nacional Electoral y a los tribunales electorales. No se los vamos a permitir”, dijo Alejandro Moreno, diputado federal y dirigente nacional del PRI.