Detienen al exgobernador de Puebla, Mario Marín, acusado de tortura contra Lydia Cacho

Elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) detuvieron al exgobernador de Puebla, Mario Marín, en un domicilio en Acapulco, Guerrero.

Un grupo de inteligencia de la Agencia de Investigación Criminal lo localizó en un inmueble de dicha zona, por lo que pidió una orden de cateo al juez, quien la autorizó.

La orden de aprehensión contra el exgobernador es por el presunto delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho y fue girada por el primer Tribunal Unitario con residencia en Quintana Roo, por lo que será trasladado a ese estado.

Llevo 14 años buscando justicia: Lyda Cacho

La periodista Lydia Cacho publicó que la Fiscalía le avisó de la detención de Marín en Acapulco, y pidió ir tras todos los responsables de la tortura que sufrió en 2005.

“Llevo 14 años buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de #PornografíaInfantil”, publicó en su cuenta de Twitter.

El actual gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, reconoció a la Fiscalía y a “su labor de inteligencia para lograr la detención de Mario Marín Torres, esperando que la justicia se aplique con rigor”.

Desde diciembre pasado, autoridades judiciales volvieron a liberar órdenes de aprehensión en contra de Mario Marín, así como del empresario, José Kamel Nacif y del exsubsecretario de Seguridad Pública de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, involucrados también en el caso.

Tanto Nacif, como Marín y Karam son acusados de detener arbitrariamente y torturar a Lydia Cacho en diciembre de 2005.

Aquel año, la periodista publicó el libro Los demonios del Edén, el poder que protege a la pornografía infantil, en el cual puso al descubierto la protección que Mario Marín recibía de políticos y empresarios, como Jean Succar Kuri.

Meses después de su publicación, el 16 de diciembre, Cacho fue detenida en Cancún, Quintana Roo, por elementos de la Policía Judicial de Puebla, acusada de los delitos de difamación y calumnia. La periodista acusó que durante su detención y traslado de Cancún a una cárcel de Puebla fue víctima por parte de las autoridades.

Cacho abandonó la prisión bajo caución y enfrentó el proceso en libertad. El 17 de enero de 2006 la periodista quedó exonerada de los delitos.

El 14 de febrero de 2006 fueron difundidas unas grabaciones telefónicas entre el entonces gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif, apodado “El rey de la mezclilla”, en las que Marín afirmó que “ya le había puesto un “pinchi coscorrón” a Cacho porque en Puebla se respeta la ley”.

Ante esto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) inició la investigación del caso por el delito de tortura.

Al momento, las autoridades mexicanas han detenido a dos exintegrantes de la Policía Judicial de Puebla involucrados en los actos de tortura contra la periodista.