Jueves 27 de enero de 2022, Cd. Victoria, Tamaulipas

La revelación de los gastos millonarios de Gertz y Nieto golpea los reclamos de austeridad

Batalla conocida en los canales de la Cuarta Transformación, la guerra entre Alejandro Gertz y Santiago Nieto ha emergido este lunes a la superficie de la conversación pública, después de un fin de semana de intensidad creciente. Pocos al interior del Gobierno ignoraban la inquina entre el fiscal y el extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF). La caída de Nieto hace unas semanas por el affaire de su boda en Guatemala apuntaban a una tregua. Los últimos días han probado, sin embargo, que sus ejércitos estaban más que preparados para atacar.

Este lunes, dos de los diarios más importantes del país, Reforma y El Universal, han dedicado sus portadas a Nieto y Gertz. Reforma ha informado sobre una “denuncia anónima” presentada la semana pasada ante la Fiscalía General de la República (FGR), dirigida por Gertz, señalando que Nieto, en sus dos años al frente de la UIF, compró tres casas -valoradas, según Reforma, una en 24 millones de pesos; otra en 8 millones y un tercer inmueble en 1,6 millones; fuentes cercanas a Nieto, no obstante apuntan que los montos no son tales, sin especificar cuáles son-; un coche -un Audi- y recibió un terreno en donación por algo menos de dos millones de dólares.

En El Universal, la nota de apertura ha dado cuenta de una investigación de la UIF sobre Gertz, apuntando a la compra de 122 coches entre 2014 y 2015, entre ellos varios Mercedes y un Rolls-Royce, por algo más de cinco millones de dólares, además de otros movimientos financieros. A diferencia de Nieto, el fiscal ha optado por no responder a la información de El Universal.

Más allá del carácter punible de los gastos de uno y otro, de su futuro judicial, las publicaciones de las dos cabeceras rivales han centrado la conversación en la ostentación de Nieto y Gertz, pecado imperdonable para la Administración de Andrés Manuel López Obrador, que ha puesto en el centro de su discurso a las personas de escasos recursos. “Primero los pobres”, ha dicho siempre el mandatario. No es que los gastos sean censurables per se, la cuestión es si lo son a ojos del presidente, preocupado con que el Gobierno o sus integrantes emitan imágenes de riqueza o extravagancia.

Fue precisamente la imagen que daba su boda en Guatemala lo que acabó con Nieto fuera de la UIF. A principios de noviembre, el funcionario contrajo matrimonio con la consejera electoral Carla Humphrey en Antigua. El problema empezó cuando un avión privado que transportaba a varios invitados al enlace fue retenido en la aduana de Guatemala. Uno de los pasajeros, el dueño de El Universal, Francisco Ealy Ortiz, no había declarado una cantidad de dinero superior a los 10.000 dólares. En el avión viajaba también la secretaria de Turismo de Ciudad de México, Paola Félix, que renunció poco después por acudir a la boda en el avión, vuelo organizado por Ealy Ortiz.

Aunque López Obrador conocía los planes de boda de Nieto, el episodio del avión y los dólares cambió las cosas y Nieto fue invitado a renunciar. Aun así, el exfuncionario ha mantenido un discurso de lealtad con el Gobierno e incluso la semana pasada acudió al informe de López Obrador en el Zócalo por sus tres años de Gobierno. Sus aspiraciones de volver pronto al ecosistema activo de la Cuarta Transformación podrían peligrar ahora, por la publicación de Reforma.

En dos mensajes publicados este lunes en Twitter, Nieto ha indicado que no tiene nada que ocultar. El exfuncionario se ha referido a una de las casas de la presunta denuncia presentada la semana pasada en su contra. “Aumentaron mis deudas, no mi patrimonio. La información del crédito mancomunado que obtuve es pública y mi esposa y yo lo estaremos pagando por 20 años”, ha escrito. Hasta la tarde de este lunes, Gertz no ha emitido comunicado alguno sobre las compras de coches o sus movimientos financieros.

Las publicaciones de los diarios culminaban un fin de semana algo tenso, ajetreado por un presunto movimiento de la UIF, dirigida ahora por Pablo Gómez tras la salida de Nieto. Según informó el sábado la reportera Peniley Ramírez en Reforma, la semana pasada la UIF pidió “a casas de bolsa e instituciones de banca múltiple” información sobre decenas de personas, entre ellas algunas cercanas al propio Gobierno, caso del secretario de Comunicaciones, Jorge Arganis, el exconsejero jurídico de presidencia, Julio Scherer o el propio Gertz. Los indagados tendrían en común su aparición en documentos filtrados al calor de investigaciones periodísticas comoPandora Papers o antes Paradise Papers y Panama Papers, que muestran la existencia de empresas y cuentas bancarias de personalidades relevantes en paraísos fiscales.

En el caso de Gertz, su nombre apareció en los Paradise Papers como parte de la dirección de Jano LTD., una empresa constituida en las Islas Cayman en 1995. Entonces, Gertz era rector de a Universidad de las Américas, A. C. Jano mantuvo actividad al menos hasta 2010. El fiscal Gertz siempre dijo que no sabía de la existencia de esta empresa y menos que formara parte de su equipo directivo. De cualquier manera, Gertz nunca ha hecho público su patrimonio en sus declaraciones ante la Secretaría de la Función Pública.

Otro de las empresas offshore vinculadas con Gertz es Operadora Invictus. Registrada en el muy opaco paraíso fiscal de Saint Kitts and Nevis en 2010 y cerrada al parecer en 2015, Invictus era una gestora de carteras de inversión que trabajó con el hermano de Gertz, Federico, fallecido en 2015. Parte del pleito que el fiscal mantiene con su familia política por la muerte de su hermano, que mandó a su sobrina a la cárcel hace poco más de un año, tendría que ver precisamente con el patrimonio familiar. Según la pareja de Federico Gertz, Laura Morán, Federico se encargaba de administrarlo. En un estado de cuenta de la cartera de inversiones que gestionaba Invictus, proporcionada por Morán a este diario, se apreciaban movimientos por casi ocho millones de dólares.

La batalla entre ambos funcionarios podría revelar más información sobre su patrimonio y movimientos financieros. No en vano, uno y otro dirigen o han dirigido equipos de investigación capaces de encontrar datos que, a ojos del presidente, podrían ser preocupantes para su trayectoria.