López Obrador responde al comité de la ONU sobre desapariciones forzadas: “No están actuando con apego a la verdad”

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha criticado el informe elaborado por el comité de Naciones Unidas que documentó las desapariciones forzadas en México. El grupo de expertos independientes, que visitó el país por primera vez en noviembre, concluyó, después de reunirse con autoridades federales y estatales, comisiones de búsqueda, familiares de víctimas y organizaciones de derechos civiles, que la situación es “preocupante”, que la impunidad es “casi absoluta” y que el Gobierno debe abandonar la estrategia de militarización de la seguridad pública. El mandatario ha respondido este miércoles desde Palacio Nacional: “Ellos no tienen, con todo respeto, toda la información. No están actuando con apego a la verdad”.

“Ningún organismo internacional va a ponernos en el banquillo de los acusados si estamos actuando con legalidad, con humanismo, si no permitimos la corrupción ni la impunidad”, ha dicho López Obrador, que ha continuado: “¿Qué pueden hacer? Nada. Inventar, eso sí”. El presidente ha activado así, una vez más, su estrategia de confrontación y descalificación ante las críticas a su Gobierno. Organizaciones de derechos humanos como el Centro Prodh, sin embargo, han lamentado la reacción y han destacado que “la crisis de violencia y desapariciones continúa”.

El mandatario ha defendido que ya no es como antes. “Ya no es ese tiempo”, ha dicho, “en que se usaba al Ejército para reprimir o para rematar heridos, como se hacía en la época de [Felipe] Calderón, o para desaparecer personas”. El panista, que gobernó entre 2006 y 2012, implementó la llamada guerra contra el narcotráfico y sacó a los militares a la calle para combatir el crimen organizado. Aunque López Obrador prometió acabar con esa estrategia, la Secretaría de la Defensa continúa encargada de las tareas de seguridad pública. “[Los expertos independientes] no vieron nada de los abusos que se cometían durante el periodo neoliberal”, se ha quejado el presidente, aunque el documento pide tomar en cuenta las recomendaciones tanto “para los casos que se iniciaron en el pasado, como para los perpetrados recientemente”.

Más del 98% de las desapariciones observadas en el informe sucedieron entre 2006 y 2021. Actualmente, en México hay 98.944 personas desaparecidas, 66.651 durante lo que va de este sexenio, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas. Hasta noviembre, solo entre el 2% y el 6% de las desapariciones habían sido judicializadas y se habían emitido 36 sentencias en todo el país, de acuerdo con la investigación del comité. Una impunidad “casi absoluta”, apuntaron los expertos.

El informe señala que los datos “evidencian la estrecha relación entre el incremento de las desapariciones” y la militarización de la seguridad pública. Por eso, ha recomendado al Gobierno “fortalecer a las fuerzas civiles del orden” y poner en marcha un plan de retiro “ordenado, inmediato y verificable” de los militares de esas tareas. Los expertos independientes también han instado al Gobierno a adoptar de forma “urgente” una política nacional de prevención y erradicación “para que en México la desaparición deje de ser el paradigma del crimen perfecto”.

Tras la presentación del informe, que se comunicó en una conferencia de prensa virtual desde Ginebra (Suiza), la Secretaría de Gobernación aseguró que “agradece el trabajo del comité y recibe sus recomendaciones respetuosamente con el compromiso de implementarlas”. La Subsecretaría de Derechos Humanos, dirigida por Alejandro Encinas, será la encargada de coordinar los trabajos sugeridos. Encinas destacó en redes sociales que la visita, la primera que hizo el comité después de haberlo intentado desde 2013, es muestra de “la apertura al diálogo constructivo y la cooperación internacional”. “Hay que ponerlos al tanto de que ya es otra realidad”, ha dicho este martes López Obrador, “y lo está haciendo la Secretaría de Gobernación”.