Desactivar la ‘Guerra’

La «guerra» contra las drogas ha costado a Estados Unidos, en los últimos seis años, por lo menos mil millones de dólares, millones de encarcelados, infinidad de asesinados – cualquier cifra arriba de los 50,000 cadáveres puede ser manejada; no hay informe oficial -, incontables desapariciones por levantones, secuestros y a fuerza, miles de desplazados e innumerables violaciones a los derechos humanos.

Va siendo ya tiempo de desactivarla. Y las declaraciones del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, dan indicios de que así será en un breve lapso de tiempo.

Y para qué la guerra. Una guerra decidida por un solo hombre ávido de legitimación porque su triunfo electoral fue cuestionado por todos los sectores. Después de seis años de combates, el mercado de las drogas ilegales asciende a más de 330 mil millones de dólares anuales en el mundo, las dogas son más accesibles por baratas y más abundantes que nunca.

Hace unos días apareció en escena un documental titulado «Breaking the taboo» (Rompiendo el tabú), narrado por el actor Morgan Freeman, quien rastrea la investigación de la Comisión Global de Políticas sobre las Drogas, que explora soluciones controvertidas al gravísimo problema para exigir una nueva agenda en el combate al comercio ilegal de los estupefacientes.

Indudablemente que los cárteles del narcotráfico siguen siendo, a pesar de que han sido violentamente combatidos, una de las más graves amenazas para la seguridad nacional, y por sus declaraciones pareciera ser que el recién inaugurado presidente mexicano está a punto de tomar decisiones novedosas, radicales, ante una estrategia que no le funcionó a su antecesor.

La campaña «Rompiendo el Tabú» debe ser lanzada hoy aunque ha estado ya en pleno apogeo en el sitio digital YouTube, con el apoyo decidido de personalidades como Sting Yoki Ono y Noam Chomsky, entre otros.

(Si a usted le interesa, visite el sitio http://actualidad.rt.com/cultura/view/80060-rompiendo-tabu-presidentes-estadounidenses-admiten-nuevo-documental-politicas-antidrogas-erroneas)

Pero vayamos a leerle entre líneas a Peña Nieto: En un evento realizado en el Parque Fundidora en Monterrey, en su primera salida al interior del país, ya como presidente de la república, Peña Nieto abanderó a la sexta generación del cuarto agrupamiento de Fuerza Civil. Y ojo: En su mensaje, refrendó su compromiso de trabajar por la seguridad de los nuevoleoneses y ofreció darle seguimiento cada mes a este tema enviando a sus funcionarios a Nuevo León.

«Hoy vengo a reafirmar mi compromiso para trabajar por la seguridad pública de Nuevo León y de todo el país, pero vengo a hacerlo a partir de decirle a las autoridades del estado de Nuevo León que quiero trabajar sumado al esfuerzo propio que ustedes vienen realizando; a reconocer la labor propia que están ustedes están llevando a cabo y que debo decir que lo que Nuevo León inició hace dos años, a partir del escenario que le tocó vivir, verdaderamente se convierte en un referente de ejemplo, de trabajo, que debe llevarlos a lograr esto en todas las entidades del país, a que la fuerzas estatales, que propondré que actúen en un mando único, puedan realmente encontrar una mayor revitalización, elevar la moral y el compromiso para darles seguridad a los suyos» afirmó el Presidente.

Antes, al llegar a la Monterrey, Peña Nieto le aseguró a reporteros que le entrevistaron que su estrategia de seguridad la hará con programas preventivos, sin dejar de lado el combate en las calles, pero precisó que priorizará la reconstrucción del tejido social, dejando en segundo plano la estrategia de las armas y los policías. Así lo declaró palabras más palabras menos.

Este discurso presidencial es lo más cercano a la aún inédita estrategia del gobierno federal frente al narcotráfico y el crimen organizado y, en general, ante la inseguridad pública. Esperaría que en los próximos días el mandatario formulara públicamente su estrategia concreta, sobre todo para crear expectativas esperanzadoras entre la población que ha sufrido los embates de la violencia, de uno y otro bando, desde que el anterior jefe del ejecutivo le declaró la guerra a los criminales y narcotraficantes, tomando una decisión sin consulta a nadie.

Claro, la mula no era arisca… Y la población mexicana no está muy segura de que el estado de violencia y muerte vaya a cambiar de la noche a la mañana (aunque si usted ha estado atento, la información de asesinatos en los periódicos ha amainado, yo no sé si porque la atención de los medios ha estado centrada en la transición política, o porque los «ejércitos» del crimen hayan decretado unilateralmente una «tregua», o porque, a lo mejor, ha habido una negociación con ellos. No lo sé de cierto, como decía en un poema el amigo Jaime Sabines.

El periódico El Universal y la encuestadora Buendía & Laredo levantaron una encuesta que reveló que el tema identificado como mayor fracaso potencial del nuevo jefe del poder ejecutivo es el del combate al narcotráfico. Las expectativas de la gente sobre la solución al problema del narcotráfico son negativas y poco alentadoras para el gobierno entrante: 25% considera que será su peor fracaso en contraste con 19% que opina que fue el peor fracaso del presidente Calderón.