El senador Gamboínn

GRILLOTINA – Por Marco Antonio Flota | No hay ánimo peyorativo en llamar Gamboínn al líder priísta del Senado.

Aún más, creemos que él se sentiría orgulloso de recibir el apelativo que hizo famoso don Ramiro Gamboa, el célebre Tío Gamboín, paisano y quizá hasta pariente del senador Emilio.

Sin embargo, no es con intención de compararlo con aquel personaje de la televisión infantil que lo llamamos “Senador Gamboínn”, sino porque es un político que no ha dejado de estar vigente. Desde 1982- y son ya 31 años- siempre ha estado adentro, “in” que dicen los gringos.

Recuérdese que allá por los años 70 del siglo pasado se puso de moda la clasificación de “in” y “out”, entre la famosa Maffia de la Zona Rosa. En pintura, José Luis Cuevas estaba “in” y David Alfaro Siqueiros estaba “out”. En literatura, Carlos Fuentes estaba “in” y Octavio Paz estaba “out”. En la música, los Beatles estaban “in” y Acerina y su danzonera estaban “out”, aunque todos aquellos intelectuales se sentían en su salsa en los antros tropicales de la época.

Pues bien, Emilio Gamboa Patrón lleva una larga temporada estando “in”, cuando menos desde que Miguel de la Madrid asumió la Presidencia de la República y lo hizo su secretario particular. Al grado de que se decía que teníamos un presidente y un vicepresidente… y a lo mejor el vice fue don Miguel.

Operador principal de la candidatura de Carlos Salinas de Gortari, éste, ya presidente, lo nombró director del Infonavit, un pago modesto se dijo entonces.

Imagínese usted a Gamboa Patrón, acostumbrado a recorrer los espaciosos salones de Los Pinos, entregando las minicasas de aquella institución.

Pero el destino, y Carlos Salinas, le deparaban otras glorias.

No duró Gamboa en el Infonavit, pues el futuro “innombrable” lo ascendió a la dirección del Seguro Social. Y ya en las postrimerías de aquel sexenio el actual “Chupacabras” lo hizo secretario de Comunicaciones. Gamboa llegó hasta a ser mencionado como precandidato a la Presidencia, pero Salinas lo estimaba tanto que mejor destapó a Luis Donaldo Colosio. ¡De la que se salvó Emilio!

Ya en época de Zedillo fue director de la Lotería Nacional, cuando el premio mayor todavía no era el Gordillo. Después subsecretario de Gobernación y coordinador de la campaña de Francisco Labastida.

La debacle priísta no lo afectó tanto. Llegó Gamboa a ser líder de los senadores del PRI cuando Enrique Jackson pidió licencia para disputar la candidatura presidencial a Roberto Madrazo, el campeón de Más Ratones. Fue después líder de los diputados tricolores y ahora dirige nuevamente a la fracción parlamentable priísta en el Senado.

¿Pero a qué viene tanta remembranza? Bueno, ocurre que Emilio Gamboa Patrón acaba de ser protagonista de dos hechos bastante singulares.

Primero se quedó atorado en un asesor, en compañía de sus ascensores… perdón fue al revés: Quedó atrapado en un ascensor en compañía de sus asesores, que funcionan igual que el fallido ascensor.

Y al día siguiente estaba el senador Gamboa jugando golf con el presidente Peña Nieto en el Yucatán Country Club de Mérida, tierra de sus ancestros.

Porque, señoras y señores, el deporte favorito de los priístas que nuevamente nos gobiernan es el golf. Les encanta meter la pelotita en el hoyo, cuando lo que le necesita el país es que lo saquen del agujero.