Intocable la corrupción sindical

En medio de la brutal pobreza en que viven millones de mexicanos, se levantan imponentes y grotescos emporios económicos encabezados por Carlos Romero Deschamps, dirigente sindical de los Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y de Elba Esther Gordillo Morales, presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), considerado el colectivo magisterial más grande de América Latina.

Los anteriores protagonistas, figuras emblemáticas de la despiadada corrupción sindical que persiste en México, cuyas organizaciones políticas y sindicales son unos de los grandes males que padece este país, no han sido tocados en cuanto a transparencia y rendición de cuentas se refiere, por los millonarios recursos públicos que reciben del erario público.

En la controvertida iniciativa preferente de Reforma Laboral de Felipe Calderón, resulta cuestionable que haya incluido el tema de la transparencia de las finanzas y el voto libre y abierto para la elección de dirigentes sindicales, cuando durante su sexenio, ocupó como eje político a los dos principales sindicatos del país como lo son el STPRM y el SNTE, y porque una de las cosas que tienen en común los tres principales partidos políticos mexicanos reside en el miedo que tienen de enfrentarse políticamente a estas mafias sindicales.

Esta semana pasa a revisión del Senado la Reforma Laboral, donde según fuentes de cabilderos oficiosos, no se esperan modificaciones de fondo y es seguro que con todo y sus bemoles, la Reforma Laboral se apruebe de inmediato, como un mero trámite

Lo anterior, demuestra la pretensión ambiciosa de Calderón de querer salir de su administración demostrando que pudo realizar cambios estructurales en los temas urgentes del país.

Resulta por demás cuestionable la mascarada negociada entre el PRI y el PAN en la reciente aprobación de la Reforma Laboral, porque los diputados panistas de San Lázaro, “se apanicaron”, cuando se trataba de oponerse con el voto de su bancada a que vicios sindicales como la opacidad en el manejo de las cuotas sindicales y la asignación de plazas a los trabajadores, continúen sin ser fiscalizados por la legislación laboral y sancionados por las autoridades competentes.

Inmorales personajes como Gordillo Morales y Romero Deschamps, que han servido de sostén corporativo desde hace varias décadas tanto a los gobiernos priistas y recientemente a las administraciones panistas, ahora ya han establecido alianzas con el presidente electo Enrique Peña Nieto, para conservar o ampliar sus cotos de poder y sus ingresos multimillonarios de los cuales no rinden cuentas a nadie.

Las fotografías tomadas por paparazzis en Las Vegas, donde se observa a Elba Esther Gordillo renovando su costoso guardarropa, o el caso de la colección de autos importados del líder cetemista, Joaquín Gamboa Pascoe. Resulta innegable que ante los sueldos que detentan en nómina estos individuos, no les daría para detentar esos lujos. Empero, con sus excesos, estos adalides sindicales, herencia de aquellos lodazales corporativos que continúan causando una muy fuerte sangría económica al país.

Romero Deschamps es calificado como un monumento a la impunidad tolerada, pues no ha sido alcanzado por el brazo de la justicia, sino que además recibe premios y candidaturas para convertirlo en “un verdadero intocable”. El flamante senador del PRI carga con una fama de corrupción y desprestigio solamente equiparable a la de la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Recordemos las andanzas de la hija del dirigente petrolero, publicadas por el diario Reforma:

“Paulina Romero Deschamps, hija del líder del sindicato petrolero. Carlos Romero Deschamps, presume sus viajes por todo el mundo, bolsas de miles de dólares, aviones privados y yates que forman parte del estilo de vida que logra darle Carlos Romero, quien oficialmente gana 24,330 pesos mensuales, incluyendo prestaciones. La hija del cacique sindical presume también bolsas Hermes de miles de dólares, las que considera las bolsas del “Superama”. “Una de esas bolsas, es un bolso Irvin de la casa francesa Hermes, en piel de becerro con herrajes dorados, su precio aproximado, de acuerdo a la página oficial de la marca es de 12 mil dólares. En otra imagen, la joven muestra una fotografía de un bolso de Louis Vuitton Lockit PM Suhali. Este accesorio de edición limitada en 2007 es de 55 mil 500 pesos. Pero Paulina no viaja sola. Sus lujos lo comparten 3 mascotas: los buldog ingleses Keiko, Boli y, Morgancita, mismos que igual descansan en los salones VIP de Louis Vuitton como duermen a sus anchas en los más caros hoteles de Europa”.

“Sin embargo, pese a que PEMEX tiene un patrimonio negativo calculado en 193, 920 millones de pesos, la paraestatal tiene para dar y repartir. Mientras familiares del líder petrolero pasan la gran vida a costa de PEMEX, los directivos son perdonados en sus acciones de corrupción”.

¿Quién detendrá a Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps? ¿Continuarán PRI y PAN disputándose el “honor” de que ambos líderes charros sean sus aliados electorales, mientras que el PRD y las izquierdas, eligen el silencio?

Nota enviada por Hipólito Cuevas Martínez.