La Reforma Educativa requiere dientes para impulsar desarrollo

ALTO PODER – Por Manuel Mejido | * Urgente que México ingrese a la economía del conocimiento * Mexicanos priorizan a maestros y no a alumnos: Bill Gates. No basta el justo encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, ni el haberla defenestrado para sacarla de la cima del poder y enviarla a la cima de la desgracia política, para que la Reforma Educativa, aprobada por el Congreso el 21 de diciembre pasado, se convierta en un real y verdadero impulso para elevar el bajo nivel en la educación nacional.

Las adecuaciones legislativas a los artículos constitucionales 3 y 73 requieren de una ley secundaria «con dientes», como dicen los congresistas estadounidenses cuando tratan de aprobar enmiendas o adiciones a su Carta Magna para impulsar el desarrollo y la modernización.

En México la «ley con dientes» que requiere la reforma educativa debe contemplar sanciones a quienes la incumplan, desde los maestros hasta los burócratas del magisterio. No debe dejar lagunas ni vacíos que puedan aprovechar los líderes sindicales para su beneficio y debe derogarse el pacto de 1946, que contemplaba la repartición del 50 por ciento de las plazas entre las autoridades y el sindicato, que los agremiados se encargaron, con el tiempo, de «colonizar» los puestos de trabajo de la educación básica y se terminó con los puestos de confianza para hacerlos todos sindicalizados.

Las plazas laborales deberán designarse por concurso y no a gusto y conveniencia del SNTE. El Estado está obligado a recuperar la rectoría de la Educación para sacarla de los «ismos» y meterla directamente, como en los países desarrollados del mundo, en la economía del conocimiento.

La «ley con dientes» deberá acabar con la herencia y venta de plazas magisteriales, entre otros varios beneficios que actualmente mal usan los dirigentes.

* El jaloneo del SNTE por la permanencia

Carlos Ornelas, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, y especialista en estos asuntos, dijo a Alto Poder que el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, secuestrado por el SNTE, será un órgano autónomo, integrado por cinco especialistas propuestos por el Presidente de la República y avalados por el Senado, con la novedad de que el titular de ese órgano será elegido entre los consejeros para que puedan hablar de “tu a tu”, con el secretario de Educación Pública.

Para que la reforma llegue a los salones de clase, según Carlos Ornelas, se necesitan programas de gobierno firmes. Por supuesto que el cuento de la «permanencia» de los maestros debe condicionarse. Los maestros deben someterse a una prueba de calidad educativa, y si la reprueban pueda dárseles una segunda oportunidad. En caso de reprobarla nuevamente, tendrían que ser dados de baja, definitivamente.

Muy importante resultará para el gobierno, completar lo que empezó con la destrucción del poder de Elba Esther Gordillo en el SNTE. Los priístas, más que el Gobierno de la República tendrán que arrebatarle al Panal, el partido de la maestra, a la dirigencia del sindicato de maestros para que el gobierno pueda, a partir del año próximo, cambiar la política educativa a corto plazo, aunque sea insuficiente.

¿Qué hará Juan Díaz de la Torre, nuevo líder del SNTE, mientras termina el aniquilamiento del poder de Elba Esther? La respuesta la ofreció el investigador Carlos Ornelas:

«El sindicato se va a portar muy bien y aceptará todo lo que las autoridades ordenen. Por el momento no hay nadie que defienda abiertamente y con ímpetu, a la maestra Gordillo. Lo que los dirigentes del SNTE hacen es salvaguardar sus intereses y su futuro.»

* El Estado en busca de la rectoría educativa

Por primera vez, en décadas, la Secretaría de Educación Pública, tendrá prioridad en el pliego petitorio que anualmente discute el sindicato con las autoridades y Emilio Chuayffet, titular de la dependencia, hombre enérgico y de mano muy firme, acabará con las dobles negociaciones implantadas en el sindicato desde que Carlos Jonguitud Barrios ejerció una férrea dictadura que continuó Elba Esther.

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez Abreu, desde que llegó al gobierno del estado, expresó su intención de modificar el cobro y pago de cuotas sindicales al magisterio, que es donde los líderes hacen todo tipo de fraudes y malversaciones.

De inmediato Graco Ramírez fue amenazado por la maestra, con movilizaciones en su contra. No tuvo tiempo Elba Esther de cumplir su amenaza, pero ese es exactamente el tipo de presiones sucias utilizadas por los sindicatos en contra de las autoridades nacionales y estatales, que con el golpe de gracia que el presidente Peña dio a la dirigente magisterial, parecen haber terminado o, por lo menos, lograron diezmar el poder mal habido de los sindicalistas.

La excelencia educativa debe consolidarse forzosamente en México, porque de otra manera el país no saldrá del subdesarrollo en que aún se encuentra y donde se permiten todo tipo de monopolios y sinvergüenzas, tanto al que más tiene como de los políticos y funcionarios públicos. Resulta difícil explicarse que la UNAM, fundada en 1551, esté muy por debajo en la economía del conocimiento, o sea en la gran calidad del saber y la creatividad, de la Universidad de Harvard, establecida el 8 de septiembre de 1632.

Es lamentable que la Máxima Casa de Estudios, nacida 81 años y 13 días antes que Harvard, no sea capaz aún de estar en el nivel que le corresponde.

* Educación en México en lugar 48 de 65

En México no existe ninguna universidad extranjera autorizada para dar títulos conjuntamente con instituciones nacionales, mientras que en la India hay 61 centros de altos estudios de este tipo que tienen esos arreglos con 23 universidades de Gran Bretaña y 15 de Estados Unidos.

El aislamiento académico de México resulta, a estas alturas, inadmisible. No es posible que la India, enviara a especializarse a Estados Unidos, en 2011, a 103 mil estudiantes; China, 98 mil y Corea del Sur, 75 mil. Mientras que México estando en la frontera, con todas las facilidades, sólo mandó a 15 mil estudiantes.

El magnate de las finanzas y del software, Bill Gates, un hombre que hizo su fortuna con creatividad, ajeno a las componendas con el Gobierno de Estados Unidos, el pasado 13 de febrero, durante su visita al país, consideró que «el sistema educativo mexicano no tiene una buena clasificación, porque favorece a los docentes por encima de los estudiantes» y que «lo único que hay que decidir es quién es la prioridad». Gates recordó que el nivel educativo en México se encuentra en el lugar 48 de los 65 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económica (OCDE) y estimó necesario combinar la tecnología con mejores docentes, para tener un sistema tan bueno como los de Corea del Sur, Singapur u otras naciones de Asia.

Los partidos y sus posturas por la permanencia

El diputado perredista Fernando Cuéllar, integrante de la Comisión de Educación, consultado sobre la Ley General de Educación, admitió la necesidad de garantizar la autonomía del Instituto Nacional de Evaluación y la transparencia en el manejo y calificación de los exámenes que se apliquen a los maestros.

Señaló que, el primer problema es la «permanencia» de los maestros en sus plazas, aunque hayan sido reprobados en sus conocimientos. El SNTE pretende que continúen pese al resultado de la prueba, cuando lo ideal sería que si una docente no sabe, no sirve para enseñar en las aulas.

Respecto a la votación para la ley secundaria, adelantó que no estará lista para el presente periodo de sesiones, porque «queda muy poco tiempo. Termina en abril.» Estimó que el Partido Nueva Alianza, Panal propiedad de Elba Esther, simulará la defensa laboral de los maestros y tratará de eliminar la palabra «permanencia», para que todo siga igual de mal.

La evidencia no se puede negar y lo que se apruebe en el Congreso para la reforma educativa debe ser una «ley con dientes», largos y afilados y mandíbulas que aprieten. La educación es un asunto demasiado importante para dejarlo en manos de políticos y sindicalistas.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.

manuelmejido@hotmail.com