Los diez olvidos más insólitos de los clientes de hoteles

El operador Lastminute realizó un estudio entre 500 de sus «Top Secret Hotels» para hacer memoria de qué olvidan los visitantes

Después de leer esta lista, no podrás creer lo que sucede en los grandes hoteles, tras las estancias de sus huéspedes.

El operador Lastminute realizó un estudio entre 500 de sus «Top Secret Hotels» para hacer memoria de qué olvidan los visitantes.

¿Cuáles son los más curiosos? La lista, recopilada por el diario ABC, resulta increíble.

Una esposa. Un hombre de negocios, que acudió con su mujer a un viaje de trabajo, a la salida de una reunión olvidó ir a buscar a su mujer de camino al aeropuerto. No es un caso único. Se cita otra esposa «olvidada» en un hotel de Bruselas.

Una madre. Un huésped que se olvidó de su madre en Dublín. El despistado hijo, alertado por el personal del hotel, tuvo que volver desde el aeropuerto para ir a buscarla.

Una serpiente. En Washington, un visitante olvidó a una acompañante muy especial, una serpiente.

Un perro. Un huésped de Milán que olvidó a su mascota más preciada y a su amigo más leal.

Caracoles. Una bolsa con estas pequeñas criaturas fue lo que se encontró una mucama de un hotel de Budapest. En un principio habían pensado que se podía tratar de basura, pero enseguida aparecieron los dueños explicando la situación.

Un amigo. ¿Cuándo te das cuenta de que falta tu amigo y compañero de viaje? En el caso de un huésped de Mallorca, en España, en el momento de llegar al aeropuerto. Afortunadamente, llamó al hotel para advertir de que había dejado a su mejor amigo dormido en la habitación. Ambos tenían resaca.

Una espada. Entre los huéspedes capaces de luchar en cualquier situación se encuentra un viajero japonés que olvidó una clásica espada Yakuza en un hotel de Estambul. No es el único, otro amante de las espadas olvidó la suya en un hotel de Budapest.

Armas. Un policía que olvidó su placa y arma en un hotel de Las Vegas. En otras partes del mundo, el personal de un hotel de Milán se ha encontrado armas, otros de Nueva York balas y algunos de Barcelona más de una identificación de policía.

Joyería. En Milán, el cliente de un hotel olvidó su anillo de compromiso. La seguridad del hotel lo guardó en el depósito de objetos perdidos hasta que el despistado huésped lo reclamó y pudieron devolverlo a tiempo para la boda. En Nueva York dos novios algo despistados dejaron el vestido de novia.

Dinero. En un hotel de Washington se escondieron 10 mil dólares en diferentes puntos de una habitación. Entre otras anécdotas, el personal de un hotel de Cardiff encontró 3 mil libras en monedas de peniques y en Barcelona se hallaron 200 mil euros en billetes falsos de 500.